¿Por qué la gente se está pasando a las cafeteras automáticas? Por cafetera.me

/COMUNICAE/

El fenómeno cafetera automática es inminente: cada vez más personas han decidido decir adiós a las cafeteras de cápsulas convencionales y a las cafeteras manuales, y comenzar a utilizar en casa una cafetera automática con la que preparar un buen café con todo el sabor y el aroma característico que podría preparar cualquier experto barista

Para que un café tenga buen sabor es necesario que el agua que se filtra sobre el café molido lo haga a la temperatura correcta y con una elevada presión. Esta es la principal característica de las máquinas expreso, y su valor diferenciador respecto a otras máquinas del mercado. Dentro de las máquinas expreso se puede diferenciar tres tipos de cafeteras: cafeteras manuales, cafeteras automáticas y cafeteras superautomáticas.

Las cafeteras automáticas o superautomáticas son aquellas que se caracterizan por tener un mecanismo muy sencillo. Tan sencillo que simplemente presionando un botón sale el café. Son máquinas de café que producen un café similar o idéntico al que se puede tomar en una cafetería con la leche espumada. De hecho, son las que se utilizan en los bares, aunque estas son más grandes en comparación a las cafeteras que se venden para uso doméstico.

Con una cafetera automática se dice adiós al café artificial de las cápsulas, que tanto se han extendido en los últimos años. Además, las cápsulas tienen un precio mucho más elevado que el café molido que se puede comprar en cualquier supermercado y con el que funcionan las cafeteras automáticas. De hecho, la mayoría de modelos funcionan directamente con el grano de café, y la propia máquina se encarga de molerlo.

Se podría decir que son cafeteras inteligentes ya que, a diferencia de las cafeteras expreso manuales, estas se encargan de todo el proceso de elaboración del café. Se va a acabar el perder tiempo por las mañanas preparando el café en una cafetera italiana y esperando a que suba. La inmediatez de las automáticas permite tener un café recién hecho y recién molido en menos de un minuto. Además, su funcionamiento es muy sencillo. La persona solo se tiene que encargar de reponer el agua y la leche en sus respectivos depósitos (que, por cierto, es mucho más grande que el de las cafeteras de cápsulas). Esto es lo que las hace únicas y especiales.

Además, a diferencia de lo que cree la gente normalmente, este tipo de cafeteras no limita la variedad de café, al contrario. La evolución de la tecnología y de las cafeteras automáticas ha conseguido que actualmente una cafetera de este estilo pueda preparar desde un café expreso básico, hasta un café con leche o capuccino digno del que se podría servir en cualquier cafetería de moda de la ciudad.

Estas son las principales diferencias de una cafetera automática respecto a una de cápsulas:

  • Se puede regular la cantidad de café que se desea, así como la temperatura del agua.
  • Aunque con las cápsulas se pueden preparar bebidas como tés o refrescos, son máquinas más caras y que se estropean antes. Además, el costo de las cápsulas es muy elevado en comparación a comprar el café molido o directamente el grano.
  • La variedad de café queda muy limitada a la marca de la cafetera y las cápsulas que se pueden utilizar en la misma (lo que ocurre con las famosas Dolce Gusto). En cambio, utilizando una máquina automática, se puede elegir el tipo de café que se desee e incluso mezcla de varios.

Estas son las razones principales por las que los amantes del café se están cambiando a las cafeteras automáticas.

Fuente Comunicae


Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico