La mayoría de los casos de cáncer de útero en mujeres jóvenes se detectan durante los tratamientos de infertilidad

/COMUNICAE/

MAR&Gen: El cáncer del endometrio (la mucosa que recubre el interior del útero) es el cáncer ginecológico más frecuente en el mundo. Según un estudio reciente, en Estados Unidos se detectaron 65.620 nuevos casos en 2020 y se produjeron 12.520 muertes relacionadas con este tipo de cáncer

Un trabajo reciente de un grupo de científicos italianos y españoles, coordinado por el doctor Jan Tesarik, director de la clínica MARGen de Granada, y publicado en la revista Minimally Invasive Therapy & Allied Technologies señala que la mayoría de los casos del cáncer del útero en mujeres jóvenes se detecta durante los tratamientos de infertilidad.

En el caso de mujeres postmenopáusicas, su detección es más sencilla porque está señalada por la reaparición de sangrados vaginales en las mujeres sin regla. En mujeres de edad reproductiva, todavía con regla, esta señal no existe, porque las pérdidas de sangre irregulares pueden estar causadas por una variedad de patologías, menos peligrosas para la vida e la mujer, como los pólipos endometriales. Este tipo de cáncer es más agresivo en mujeres jóvenes y el objetivo es mantener su capacidad reproductiva sin poner en peligro su vida.

El estudio resume los pasos a seguir en el diagnóstico y el tratamiento en este grupo de mujeres. El primer paso es analizar al fondo los resultados del examen ecográfico, que forma parte de la rutina de la preparación de las mujeres para los tratamientos de la infertilidad y los casos de cáncer presentan una imagen de un pólipo de endometrio.

Sin embargo, muchas mujeres tienen pólipos de endometrio, pero la mayoría de ellos no está relacionada con el cáncer. Los directores de la clínica MARGen, el doctor Jan Tesarik y la doctora Raquel Mendoza Tesarik, insisten en la utilización de la ecografía Doppler, que puede detectar los flujos sanguíneos en el útero desde el primer examen del útero para preparar el tratamiento. Ciertas formas de los flujos sanguíneos en los pólipos se pueden relacionar con el riesgo del cáncer. En los casos sospechosos se tiene que realizar una histeroscopia ambulatoria, durante la cual se puede quitar el pólipo sospechoso. Según los directores de la clínica MARGen de Granada, “ésta es la mejor estrategia para preservar la fertilidad sin poner el riesgo la vida de le la mujer”.

Fuente Comunicae


Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico