El gran comisionista del tráfico de armas

La Fiscalía del Tribunal Supremo sospecha que Juan Carlos I oculta las comisiones cobradas desde hace años como ‘conseguido’ de contratos públicos en paraísos fiscales. Durante el verano, Público ha estado publicando puntualmente todos los indicios a los que apunta el Ministerio Fiscal, que ahora solicita información a Suiza, entre otros países.

PÚBLICO MADRID 03/09/2021

El rey emérito cada vez está más desnudo. Las informaciones que Público ha estado sacando puntualmente sobre el origen y el destino de su fortuna han empujado al Ministerio Fiscal a mover ficha.

Según adelanta El Mundo, la Fiscalía del Tribunal Supremo cursó el pasado 24 de febrero una comisión rogatoria a Suiza solicitando información sobre cuentas bancarias de la Fundación Zagatka, encabezada por el más querido de los primos del ex monarca, Álvaro d’Orleans-Borbón.

La sospecha que pende sobre la cabeza de Juan Carlos I, que vive desde hace más de un año en una isla privada en Abu Dhabi, no es otra que lo denunciado una y otra vez en este diario: el emérito habría cobrado comisiones internacionales de forma irregular.

Ahora, la Fiscalía investiga al padre de Felipe VI por los siguentes  posibles delitos: contra la Hacienda Pública, blanqueo, cohecho y tráfico de influencias. No obstante, es importante remarcar que se citan los delitos que pudieron ser cometidos después de su abdicación, en 2014, dado que antes el Ex monarca era “inimputable”.

En un comunicado, la Fiscalía General del Estado, que encabeza Dolores Delgado, ha confirmado que “la Fiscalía del Tribunal Supremo, en el marco de las referidas diligencias de investigación, ha remitido diferentes solicitudes de asistencia jurídica internacional a las autoridades judiciales de distintos países, entre ellos Suiza, con el objeto de recabar la necesaria información y documentación que permita avanzar en dichas investigaciones”.

“Resulta obvio que será precisamente el contenido de la respuesta que la autoridad requerida dé a la correspondiente comisión rogatoria lo que en su momento permitirá al fiscal confirmar o descartar esos indicios, o incluso abrir otras vías de investigación“, ha explicado en dicha nota, informa Europa Press.

La Fiscalía matiza que la calificación jurídica de los hechos es “inicial y provisional” y recuerda que “no estamos ante un dictamen, petición de procesamiento o conclusiones del Fiscal, sino en el marco de una solicitud de información, en la que simplemente se detallan los posibles ilícitos que son objeto de investigación”.

No obstante, la acumulación de indicios es tal que no se puede sino recordar todos y cada uno de ellos, en una labor de investigación del periodista Carlos Enrique Bayo en la que ha invertido meses de trabajo.

Todos los indicios

Así, la afición del emérito por cobrar y esconder dinero quedaba expuesta sobre la mesa cuando se publicó que el ‘caso Gürtel’ dejaba al descubierto el entramado de evasión de capitales fraguado en torno a la cuenta ‘Soleado’, que gestionaba el socio y asesor de Los Albertos, Blanco Balín, y de la que emergieron comisiones de decenas de millones para Juan Carlos I que el bróker suizo Arturo Fasana ocultaba en paraísos fiscales y con testaferros como su mencionado primo.

Esta investigación partió de un hecho: que el ex monarca español fraguó su fortuna con la venta de armas a países árabes junto a Colón de Carvajal y Khashoggi. Se trata de una información que, además, desmonta el mito de la fortuna de Juan Carlos I se apoya en las comisiones por un porcentaje del crudo importado como se hizo creer, sino en el tráfico de armas. Ésta es la verdadera historia de un fraude gigantesco y de quienes lo administraron.

Así, el entramado orquestado para ocultar el dinero del emérito se remonta a hace casi décadas, cuando Juan Carlos I era “inimputable” por sus actos, dada su condición del jefe del Estado. A su alrededor se tejían relaciones y vínculos que se remontan a los ‘felices’

años 90, con la entrada en escena de Fasana de la mano de Alberto Alcocer, mientras Manuel Prado y Colón de Carvajal,antiguo administrador y testaferro de Juan Carlos I, desaparecía de la escena acosado por los tribunales.

El protagonista de esta historia fue más allá. Tal y como desvelaba este verano Bayo, Juan Carlos I intercedió con el Constitucional para librar a ‘Los Albertos’ de prisión en 2008 por el caso Urbanor. Es el mismo año en el que recibió 100 millones en una cuenta opaca. Y en el mismo año, el 31 de julio (sólo cinco meses después de la explosiva sentencia del Constitucional  que  libró  a  Los  Albertos  de  la  cárcel),  se  constituyó la Fundación Lucum ante notario en Panamá, con Fasana como presidente.

Mientras tanto, el padre de Felipe VI disponía de un colchón nada desdeñable (y pagado por todos los españoles): la exención fiscal de Patrimonio Nacional para no pagar impuestos por donaciones. Toda una fiesta a costa de las arcas públicas, y a pesar de su enorme (y aún no aclarada) fortuna personal.

Público siempre ha querido ser fiel a la información de interés público, sin reparar en las posibles consecuencias que pudiera tener desentrañar una red como ésta que, según todos los indicios, está diseñada para cometer delitos.

La entrada El gran comisionista del tráfico de armas se publicó primero en Turismo y curiosidades en viajes.

Powered by WPeMatico